Trump se declara no culpable de intentar revertir elecciones de 2020

Donald Trump, expresidente de Estados Unidos (2017-2021), se declaró no culpable este jueves ante una corte en Washington D.C. de varios cargos penales derivados de su presunto intento de revertir los resultados de las elecciones de 2020.

La jueza Moxila Upadhyaya aceptó este jueves dejar libre al exmandatario tras marcar las condiciones para su liberación y fijó la siguiente audiencia en el caso para el 28 de agosto.

Trump, de 77 años, está imputado de cuatro cargos: conspiración para defraudar a Estados Unidos, conspiración para obstruir un procedimiento oficial, obstrucción e intento de obstruir un procedimiento oficial y conspiración contra derechos.

Las acusaciones fueron presentadas tras una investigación liderada por el fiscal especial Jack Smith, que ha sido tachada por el exmandatario de una “caza de brujas”.

Trump se entregó a las autoridades y fue arrestado formalmente alrededor de las 15:45 horas, tiempo local, antes de ingresar a la sala del tribunal flanqueado por los abogados Todd Smith y John Lauro.

El fiscal especial Jack Smith también fue visto en la sala del tribunal.

Tres oficiales que estaban de servicio durante los disturbios del Capitolio del 6 de enero —el oficial de Policía Metropolitana Daniel Hodges, el ex oficial de policía del Capitolio Aquilino Gonnell y el oficial de policía del Capitolio Harry Dunn— también estuvieron en la audiencia, informaron varios medios.

Por la mañana, Trump declaró en su plataforma Truth Social que sería “arrestado por haber cuestionado unas elecciones corruptas, amañadas y robadas” y lo calificó como un “gran honor”.

Al igual que sus dos primeras comparecencias en un tribunal federal de Miami en junio y en el Tribunal Penal de Manhattan en abril, Trump no fue esposado ni se le tomó una foto policial, dado su alto perfil y bajo riesgo de fuga.

El Departamento de Justicia acusó a Trump en una acusación de 45 páginas revelada el martes de tomar numerosas medidas para subvertir los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 al hacer “a sabiendas” falsas acusaciones de fraude generalizado.

La acusación formal alega que él y seis coconspiradores presionaron a los funcionarios estatales y federales para que lo ayudaran en sus esfuerzos durante un periodo de dos meses después de noviembre de 2020 e idearon un plan para reclutar a electores fraudulentos para que votaran por Trump contra el presidente Joe Biden.

La acusación también establece en detalle cómo Trump impulsó a sus seguidores en Washington D.C. el 6 de enero, cuando el Congreso estaba certificando los resultados del Colegio Electoral, y se negó a decirles que se retiraran durante horas después de que irrumpieron en el Capitolio, aunque los fiscales no lo acusaron de cualquier delito relacionado con la insurrección.