Se manifiestan trabajadores del poder judicial pertenecientes al Sindicato progresista

Mérida, Yucatán, 28 de noviembre de 2023.-  Trabajadores judiciales que integran el Sindicato Progresista se fueron a paro de labores de manera pacífica este martes para manifestar su descontento por el raquítico e insuficiente aumento del 5 por ciento a sus sueldos, el cual fue plasmado por el Poder Judicial de Yucatán en el proyecto de presupuesto para el ejercicio fiscal 2024.

La protesta, en la que participaron sindicalizados y demás trabajadores inconformes, se llevó a cabo en los Juzgados Familiares y Mercantiles en la calle 35 del Centro Histórico de Mérida, así como en los Juzgados Civiles, en los Juzgados Mixtos de los municipios de Tizimín, Valladolid y Ticul, en el Juzgado Sexto de Oralidad y en la sede del Archivo General.

Durante el paro de labores en los Juzgados en Mérida, los servidores públicos se encadenaron simbólicamente en la explanada y recalcaron que en la casa de la justicia no hay justicia.

“Nos encadenamos para mostrar que así nos sentimos, como esclavos, porque nos exigen jornadas laborales extenuantes, excesiva carga de trabajo y salarios miserables, y no recibimos ningún tipo de retribución económica”, declaró Luisa Martín Puc, secretaria general del Sindicato Progresista.

Explicó que ayer se reunió con la magistrada presidenta María Carolina Canto Valdés para indicarle que la base trabajadora no está conforme con el insignificante aumento al salario, por lo que la demanda del gremio es que el incremento sea de entre el 16 y el 20 por ciento.

Por tal razón, la magistrada se comprometió a anexar esa solicitud al proyecto de presupuesto que ya fue entregado al Congreso del Estado para que sea analizado y, en su caso, aprobado por las diputadas y los diputados.

En ese sentido, Luisa Martín apuntó que buscará diálogo con las y los legisladores para manifestarles la necesidad de mejorar las condiciones laborales y salariales de los servidores públicos judiciales, porque éstas empeoraron a partir de la Reforma Judicial que ellos mismos aprobaron el año pasado.

“A pesar de que nos dijeron que sería una reforma de vanguardia y que mejoraría el Poder Judicial, la realidad es que las cargas de trabajo aumentaron, no se crearon los nuevos juzgados que prometieron, sufrimos acoso y hostigamiento laboral, siguen los despidos y los maltratos, no nos pagan horas extras y no tenemos un aumento salarial digno”, abundó.

La lideresa del Sindica Progresista señaló que la lucha de la base trabajadora ahora será en el Congreso del Estado hasta que se cumplan sus demandas.