Rishi Sunak el nuevo primer ministro de Gran Bretaña

Rishi Sunak es el nuevo primer ministro de la Gran Bretaña. Sí, el de origen hindú, compitió por gobernar y perdió. Ahora tiene otra oportunidad, y la ocasión de decir “se lo dije”.

El exjefe del Tesoro británico quedó por detrás de Liz Truss en la pugna por sustituir como primer ministro y líder del Partido Conservador a Boris Johnson, que estaba asediado por los escándalos. Pero Truss renunció tras un accidentado mandato de 45 días y Johnson abandonó su intento de regresar, lo que dejó el lunes a Sunak como ganador de la contienda para el puesto que no logró ganar hace apenas dos meses.

Rishi Sunak es el nuevo primer ministro de la Gran Bretaña. Sí, el de origen hindú, compitió por gobernar y perdió. Ahora tiene otra oportunidad, y la ocasión de decir “se lo dije”.

El exjefe del Tesoro británico quedó por detrás de Liz Truss en la pugna por sustituir como primer ministro y líder del Partido Conservador a Boris Johnson, que estaba asediado por los escándalos. Pero Truss renunció tras un accidentado mandato de 45 días y Johnson abandonó su intento de regresar, lo que dejó el lunes a Sunak como ganador de la contienda para el puesto que no logró ganar hace apenas dos meses.

La victoria en la votación entre líderes del partido es una reivindicación para Sunak, que advirtió en la última campaña que los planes de Truss de recortes fiscales eran imprudentes y sembrarían el caos. Y así fue.

Truss renunció la semana pasada después de que su paquete de rebajas fiscales asustara a los mercados financieros, hundiera el valor de la libra esterlina y vaporizara su autoridad.

Sunak será el primer mandatario británico no blanco y el primer hindú en asumir el cargo. Tiene 42 años, de modo que también será el primer ministro más joven en más de 200 años, un prodigio político cuyo aspecto joven, trajes elegantes y actitud confiada y resuelta le valió el apodo de “Dishy Rishi” (“Guapo Rishi”) en medios británicos.

Sunak aún debe superar las acusaciones de sus oponentes, que le tachan de traidor por abandonar el gobierno de Johsnon cuando zozobró entre escándalos de ética. La renuncia casi simultánea de Sunak y el secretario de Salud Sajid Javid el 5 de julio provocó una reacción en cadena. En 48 horas, unos 50 miembros del gobierno habían renunciado, y Johnson se vio obligado a dimitir.

Sunak lo describió como una cuestión de principios y dijo que quería reparar la “confianza perdida” en la política. También acusó a Truss de ofrecer “cuentos de hadas” con su promesa de rebajas fiscales inmediatas, cuando él creía que contener la inflación disparada era una prioridad mayor.